Las diferentes configuraciones de máquinas permiten optimizar el uso de los componentes utilizados en la misma. Una vez definido el objeto a medir y sus cotas, se trabaja con las fórmulas y algoritmos apropiados para lograr la precisión requerida, en 2D o 3D según proceda.

Cada vez más empresas invierten en sistemas de medición y control mediante visión artificial porque los períodos de amortización de las máquinas son cortos si tenemos en cuenta el ahorro que se produce en términos de costes de calidad, mano de obra y materiales.